Comiendo en la Biblia

Base:

A este punto la mayoría de nosotros sabemos que en la Biblia, hay cosas que a la gente de YHWH se les prohibía comer. Hoy en día, estos mandamientos son mal entendidos, frecuentemente puestos en duda, e incluso complicados innecesariamente por algunas personas.

En este estudio, veremos mas de cerca para sacar a flote los hechos bíblicos en comparación a las doctrinas más populares y competitivas en relación a este tema.

 

Lo que la Bíblia dice – En el principio:

“Está bien. A nuestro dios no le importa lo que comamos: le importa lo que hay en nuestros corazones.” – Eva

No, probablemente Eva NO dijo estas palabras, pero esa es la esencia de su convencer a Adán para unirse a ella en su rebelión. Y las palabras ciertamente no están muy lejos de la boca de cualquiera que discuta hoy en contra de obedecer la Ley de YHWH con respecto a las carnes limpias e inmundas. Por lo tanto, como un comienzo a nuestro entendimiento del contexto de que comer de acuerdo a la Biblia, debemos darnos cuenta de que el primer mandamiento de YHWH al hombre fue: “No comas de este fruto”.

 

Lo que la Bíblia dice – En el monte Sinai (y antes):

Sabemos que en el tiempo de Moisés, habían más instrucciones que simplemente el no comer de un árbol. En Levítico 11 (incluido al final de este estudio), hay una lista detallada de carnes que la gente de YHWH puede y NO puede comer. Pero aquí hay una pregunta interesante: ¿qué comia su pueblo entre el tiempo de Adán y el tiempo de Moisés?

¡Apesar de No tener exactamente un menú impreso, tenemos una gran pista! Al mismo tiempo, vemos a YHWH dando instrucciones a Moisés de qué comer y que NO comer; lo vemos categorizando a estos animales como “limpios” o “inmundos”. De hecho, esta es la definición misma de lo que podría y no podría ser comido. Ellos PODIAN comer animales limpios, y NO PODIAN comer nada INMUNDO.

Habiendo establecido que lo limpio y lo inmundo se relaciona directamente con la comida y lo que no es comida, considere lo siguiente: Noé sabia distinguir entre los animales limpios y los inmundos, y cargó animales en su arca de acuerdo a ello.

Mientras que a la mayoría de nosotros se nos enseñó que todos los animales fueron cargados en pares “dos en dos”, un macho y una hembra de cada especie. Una mirada rápida al libro de Génesis demuestra que esto no es completamente cierto:

Gen. 7:1   Dijo luego YHWH a Noé: Entra tú y toda tu casa en el arca, porque a ti he visto justo delante de mí en esta generación. 2 De todo animal limpio tomarás SIETE parejas, macho y su hembra; mas de los animales que no son limpios, UNA pareja, el macho y su hembra.  3 También de las aves de los cielos, siete parejas, macho y hembra, para conservar viva la especie sobre la faz de la tierra.

Por lo tanto, si en el tiempo de Noé, la gente de YHWH sabía diferenciar entre lo limpio y lo impuro, se puede asumir razonablemente que ellos comieron de acuerdo a ello. Y como una observación de apoyo a esta línea de pensamiento, recordemos a Caín y Abel. Ellos hicieron sacrificios (según la ley), un sacrificio fue considerado aceptable y el otro no (nuevamente, según la ley). Así que la “Ley de Moisés” como lo llaman … NO se originó con Moisés. Ya era conocido por la gente de YHWH.

 

Lo que la Bíblia dice – Después de la muerte del Mesías:

Por brevedad, no entraremos a detalle en lo que la gente comió después de Moisés o durante la vida del Mesías. Realmente no hay controversia: casi todos estamos de acuerdo en que ellos comian limpio y de acuerdo a la Ley como se registra en los libros de Moisés.

¡Pero es aquí donde los desacuerdos ocurren realmente!

“Cuando Jesús murió, la ley fue crucificada con él y ahora podemos comer lo que queramos!” Si tuviera un centavo por cada vez que oígo a alguien decir esto, tendría una fortuna. De todos modos, esto es lo que REALMENTE leemos en nuestras Biblias con respecto a este punto:

Hechos 10:9 Al día siguiente, mientras ellos iban por el camino y se acercaban a la ciudad, Pedro subió a la azotea para orar, cerca de la hora sexta.  10 Y tuvo gran hambre, y quizo comer; pero mientras le preparaban algo, le sobrevino un éxtasis; 11 y vio el cielo abierto, y que decendía algo semejane a un gran lienzo, que atado de las cuatro puntas era bajado a la tierra; 12 en el cual había de todos los cuadrupedos terrestres y reptiles y aves del cielo.  13 Y le vino un voz: “Levántate, Pedro, mata y come” 14 Entonces Pedro dijo: “Señor, no; porque ninguna cosa común o inmunda e comido jamás.”  15 Volvió la voz a él la segunda vez: “Lo que Dios limpió, no lo llames tú común.”  16 Esto se hizo tres vece; y aquel lienzo volvió a ser recojido en el cielo.  17 Y mientras Pedro estaba perplejo dentro de sí sobre lo que significaría la visión que había visto, he aquí los hombres que habían sido enviados por Cornelio, los cuales, preguntando por la casa de Simón, llegarón a la puerta. 

Considera esta visión. Primero, ¿quién la tuvo? Este fue el mismisimo apóstol Pedro quien caminó junto a Yahshua (Jesús) por AÑOS. Y ahora, 15 años después de su muerte, Pedro AÚN se niega a comer algo inmundo. Pese a que una voz del cielo LE DICE que coma algo inmundo, ¡se niega rotundamente! Además, afirma que en su vida (incluyendo el tiempo que caminó con el Mesías) él NUNCA comió nada inmundo. También debe notarse que Pedro consideró “profano” comer algo inmundo.

Pero, ¿acaso no era esta visión una revelación de que ahora podemos comer lo que queramos? La evidencia es muy clara en contra de esta interpretación. Considera lo siguiente:

  • Hechos capítulo diez cuenta una historia única y completa del cúal esta visión es sólo una pequeña parte – esa historia es acerca de Cornelius: el primer Gentil convertido para seguir al Mesías y recibir el Espíritu Santo.
  • Pedro (como leimos más arriba) inicialmente estaba confundido en cuanto al significado de la visión. Sabemos bien, que en la Biblia, las visiones son RARAMENTE tomadas de forma literal. En este caso, solo hasta que Pedro fue testigo de la conversión de toda la casa de Cornelio es que se dio cuenta que: esta visión no tenía NADA que ver con las “leyes dietéticas” mas sinembargo TODO era acerca de los Gentiles!

Hechos 10:34   Entonces Pedro, abriendo la boca, dijo: “En verdad comprendo que Dios NO hace acepción de personas, 35 sino que en toda nación se agrada del que le teme y hace justicia.

  • En Hechos capítulo quince, vemos a nuevos creyentes Gentiles siendo instruidos a comenzar su caminar hacia la rectitud ¿con que? ¡Con leyes acerca de la comida! Ellos aprenderían el resto de la Ley los Sábados en las sinagogas en lugar de tratar de aprender todo desde el primer día.

Hechos 15:19 “Por lo cual yo juzgo que no se inquiete a los gentiles que se convierten a YHWH, 20 sino que se les escriba que se aparten de las contaminaciones de los ídolos, de fornicación, de ahogado y de sangre. 21 “Porque Moisés desde tiempo antiguo tiene en cada ciudad quien lo predique en las sinagogas, donde es leído cada dia de reposo.”

Bueno, ¿qué es lo que vemos en el Nuevo Testamento, personas comiendo costillas de cerdo y sopas de cocodrilo? ¿Acaso los Apóstoles inauguraron una nueva era de completo desprecio hacia todas las Leyes que YHWH dio a Su pueblo con respecto a lo que debia ser comido o no? La respuesta es, NO, nunca en lo absoluto!

 

ControVERSias

Si se toma un verso fuera de contexto, realmente uno puede hacer que diga lo que uno quiera. Ahora que ya hemos establecido a travéz de toda la Biblia un patrón de creencia y comportamiento muy claro y coherente con respecto a las carnes, veamos los “versículos” que usan las personas que comen lo inmundo para apoyar su doctrina:

Gen. 9:3 “Todo lo que se mueve y vive, os será para mantenimiento: así como las legumbres y plantas verdes, os lo he dado todo.

Este versículo parece decirlo todo, ¿verdad? “Si se mueve, ¡cómelo!” Pero esto, también escrito por Moisés, crearía una contradicción con todo lo que escribió si se interpreta que significa “Todos los animales son alimento para la gente de YHWH”.

Para una mejor comprensión, pongamos este versículo en contexto, y miremos Levítico capítulo 11, donde la ley es detallada completamente. La parte de más importancia para nosotros en este momento es el final del capítulo:

Lev. 11:46  Esta es la Ley acerca de las bestias, y las aves, y todo ser viviente que se mueve en las aguas, y todo animal que se arrastra sobre la tierra, 47 para hacer diferencia entre lo inmundo y lo limpio, y entre los animales que se pueden comer y los animales que no se pueden comer.

¿Viste? – todavía estamos hablando de “todo lo que se mueve”, sólo que ahora estamos siendo un poco más específico.

Aparte de este versículo y de la visión de Pedro, tenemos otra “prueba mayor” de que YHWH supuestamente arrojó parte de la Ley que una vez Él llamó eterna, y que viene directamente de la boca del Mesías:

Mat. 15:10  Y llamando a sí a la multitud, les dijo: “Oíd y entended: 11 No lo que entra en la boca contamina al hombre; mas lo que sale de la boca, esto contamina al hombre.

Este versículo (naturalmente fuera de contexto) suena como un sólido apoyo a CUALQUIER doctrina que queramos crear que diga que no estamos pecando al poner cosas en la boca – incluyendo alimentos. Pero ya hemos visto que esta interpretación esencialmente “quebrantaría la Biblia” con ambas contradicciones de los versos de antes y después de este pasaje, así que ¿qué es lo que el Mesías esta diciendo REALMENTE aqui? La respuesta es simple …

Yahshua habló estas palabras en respuesta a los Fariseos que lo acusaban según la ley del Judaísmo Rabínico el cuál obliga a su pueblo a lavarse las manos antes de comer. Yahshua vivió de acuerdo a la Ley de YHWH (la “Ley de Moisés”) – ¡ÉL no practicó el Judaísmo Rabínico! Así que el argumento siguió:

Mat. 15:1  Entonces se acercaron a Jesús ciertos escribas y fariseos de Jerualén, diciendo:  2 “Por qué tus discípulos quebrantan la tradición de los ancianos? Porque no se lavan las manos cuando comen pan.

Yahshúa les respondió con la explicación de lo que entraba en la boca no contamina a un hombre. Pero explicamos su contexto aún MÁS CLARO sólo unos cuantos versículos más adelante en un pasaje que los que comen inmundo citan con menos frecuecia:

Mat. 15:20 “Estas cosas son las que contaminan al hombre; pero el comer con las manos sin lavar no contamina al hombre.”

Ahora, con el contexto intacto podemos ver exactamente lo que el Mesías enseñaba aquí. Él estaba enseñando sobre comer con manos sucias y NO sobre carnes impuras.

 

Algo que no es “Kosher” (Comestible según la ley Judía)

Una vez que la gente se da cuenta de que aún estamos supuetos a comer limpio, entonces se tropiezan (encuentran) con la palabra “kosher” y confunden con el estándar Judío como si fuese lo mismo. No lo es.

Es importante enfatizar la disputa entre Yahshua y los Fariseos en la última sección de este estudio: ellos estaban tratando de imponerle leyes que NO ERAN la Ley de su Padre. El Judaísmo Rabínico comenzó con la misma ley que encontramos en la Biblia, pero luego la regaron, la fertilizaron y la añadieron durante siglos hasta que se convirtió en algo engorroso, contradictorio e imposible.

La “ley Kosher” es un estándar del Judaísmo Rabínico que está BASADO en Levítico 11, pero luego agrega MUCHAS reglas que no vinieron de YHWH. Por ejemplo, según la ley kosher, un judío no puede comer ningún producto de uva que no haya sido hecho por Judíos. ¡Ahora, intenta encontrar ESO en tu Biblia! (Sugerencia: no está allí, no lo hallarás.)

 

Conclusión:

Los creyentes siempre comierón y siempre comerán “limpio”. Podemos ver esta norma aplicada en la Bíblia de tapa a tapa. Lo que no podemos justificar bíblicamente es el comer carnes inmundas (impuras) o la necesidad de mantener excesivas leyes kosher del Judaísmo Rabínico.

 

Levítico Capitulo Once:

Lev. 11:1 Habló YHWH a Moisés y a Aarón, diciéndoles: 2 “Hablad a los hijos de Israel y decidles: Estos son los animales que comeréis de entre todos los animales que hay sobre la tierra. 3 De entre los animales, todo el que tiene pezuña hendida y que rumia, éste comeréis. 4 Pero de los que rumian o que tienen pezuña, no comeréis éstos: el camello, porque rumia pero no tiene pezuña, lo tendréis por inmundo. 5 el conejo, porque rumia pero no tiene pezuña, lo tendréis por inmundo.  6 Asimismo la liebre, porque rumia pero no tiene pezuña, la tendréis por inmunda. 7 También el cerdo, porque tiene pezuñas, y es de pezuña endidas, pero no rumia, lo tendréis por inmundo. 8 De la carne de ellos no comeréis, ni tocaréis su cuerpo muerto: los tendréis por inmundos.

Lev. 11:9 ‘Esto comeréis de todos los animales que viven en las aguas: todos los que tienen aletas y escamas en las aguas del mar, y en los ríos, estos comeréis. 10 Pero todos los que no tienen aletas ni escamas en el mar y en los ríos, así de todo lo que se mueve como de toda cosa viviente que está en las aguas, los tendréis en abominación. 11 Os serán, pues, abominación; de su carne no comeréis, y abominaréis sus cuerpos. 12 Todo lo que NO tuviere aletas y escamas en las aguas, lo tendréis en abominación.

Lev. 11:13 ‘Y de las aves, éstas tendréis en abominación; no se comerán, serán abominación: el águila, el quebrantahusos, el azor, 14 el gallinazo, el milano según su especie; 15 todo cuervo según su especie; 16 el avestruz, la lechuza, la gaviota, el gavilán según su especie; 17 el búho, el somormujo, el ibis, 18 el calamón, el pelícano, el buitre, 19 la cigüeña, la garza según su especie, la abubilla y el murciélago.

Lev. 11:20 ‘Todo insecto alado que anduviere sobre cuatro patas, tendréis en abominación. 21 Pero esto comeréis de todo insecto que anda sobre cuatro patas, que tuviere piernas además de sus patas para saltar con ellas sobre la tierra; 22 estos comeréis de ellos: la langosta según su especie, el langostín según su especie, el argol según su especie, y el hagab según su especie. 23 Todo insecto alado que tenga cuatro patas, tendréis en abominación.

Lev. 11:24 Y por estas cosas seréis inmundos, cualquiera que tocare sus cuerpos muertos será inmundo hasta la noche, 25 y cualquiera que llevare algo de sus cadaveres lavará sus vestidos, y será inmundo hasta la noche. 26 Todo animal de pezuña, pero que no tiene pezuña hendida, ni rumia, tendréis por inmundo; y cualquiera que los tocare será inmundo. 27 Y de todos los animales que andan en cuatro patas, tendréis por inmundo a cualquiera que ande sobre sus garras; y todo el que tocare sus cadáveres será inmundo hasta la noche. 28 Y el que llevare sus cadáveres, lavará sus vestidos y será inmundo hasta la noche, los tendréis por inmundos.

Lev. 11:29 ‘Y tendréis por inmundos a estos animales que se mueven por la tierra: la comadreja, el ratón, la rana según su especie, 30 el erizo, el cocodrilo, el lagarto, la lagartija y el camaleón. 31 Estos tendréis por inmundos de entre los animales que se mueven, y cualquiera que los tocare cuando estuvien muertos será inmundo hasta la noche. 32 Y todo aquello sobre que cayere algo de ellos después de muertos, será inmundo; sea cosa de madera, vestido, piel, saco, sea cualquier instrumento con que se trabaja, será metido en agua y quedará inmundo hasta la noche; entonces quedará limpio. 33 Toda vasija de barro dentro de la cual cayere alguno de ellos será inmunda, así como todo lo que estuviere en ella, y quebraréis la vasija. 34 Todo alimento que se come, sobre el cual cayere el agua de tales vasijas, será inmundo; y toda bebida que hubiere en esas vasijas será inmunda. 35 Todo aquello sobre que cayere algo del cadáver de ellos será inmundo; el horno u hornillos se derribarán; son inmundos, y por inmundos los tendréis. 36 Con todo, la fuente y la cisterna donde se recogen aguas serán limpias; mas lo que hubiere tocado en los cadáveres será inmundo. 37 Y si cayere algo de los cadáveres sobre alguna semilla que se haya de sembrar, será limpia. 38 Mas si se hubiere puesto agua en la semilla, y cayere algo de los cadáveres sobre ella, la tendréis por inmunda.

Lev. 11:39 Y si algún animal que tuviereis para comer muriere, el que tocare su cadáver será inmundo hasta la noche. 40 Y el que comiere del cuerpo muerto, lavará sus vestidos y será inmundo hasta la noche; asimismo el que sacare el cuerpo muerto, lavará sus vestiddos y será inmundo hasta la noche.

Lev. 11:41 Y todo reptil que se arrastra sobre la tierra es abominación; no se comerá. 42 Todo lo que anda sobre el pecho, y todo lo que anda sobre cuatro patas o más patas, de todo animal que se arrastra sobre la tierra, no lo comeréis, porque es abominación. 43 ‘No hagáis abominables vuestras personas con ningún animal que se arrastra, ni os contaminéis con ellos, ni seáis inmundos por ellos. 44 ‘Porque YO soy YHWH vuestro Dios; vosotros por tanto os santificaréis, y series santos, porque Yo soy santo; así que no contaminéis vuestras personas con ningún animal que se arrastre sobre la tierra. 45 ‘Porque Yo soy YHWH, que os hago subir de la tierra de Egipto para ser vuestro Dios: seréis, pues, santos, porque Yo soy santo.’”

Lev. 11:46   Esta es la ley acerca de las bestias, y las aves, y todo ser viviente que se mueve en las aguas y todo animal que se arrastra sobre la tierra, 47 para hacer diferencia entre lo inmundo y lo limpio, y entre los animales que se pueden comer y los animales que NO se pueden comer.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *